El Narrador en la literatura

El narrador es un concepto muy amplio y complejo que se aplica dentro de los estudios y análisis  de textos literarios  dentro de las distintas ramas de la literatura.

El narrador  constituye sin duda alguna el elemento central del relato y es un referente muy reconocido por la inmensa mayoría de las corrientes teóricas interesadas en el relato, aunque no todas coincidan en el papel y capacidad asignables al narrador.

Pero comprender lo es algo complejo, es por ello que se plantean las siguiente preguntas: ¿Qué es el narrador?, ¿Cuál es su función dentro de la literatura? , ¿Cómo se define el narrador?

 

¿Qué es el narrador?

El narrador en la literatura  constituye sin duda alguna el elemento central del relato, ya que es  la voz que cuenta y relata sucesos, historias o anécdotas. Por ello, se conciben como fuentes de información, se supone que el narrador conoce a la perfección todos los entresijos de la historia que relata, aunque -como se verá- su saber real depende en cada caso del ángulo de visión adoptado.

Las corrientes modernas como lo son: el formalismo ruso y el movimiento estructuralista prefieren ver el narrador  como un hábil organizador, cuya misión consiste en el adecuado ensamblaje de los materiales del relato, es decir, a través de él se filtra la información contenida en un relato.

Por eso, se puede afirmar que el narrador desempeña el papel de centro y foco del relato, esto es, actúa como elemento regulador de la narración y factor determinante de la orientación que se imprime al material narrativo.

En resumen se puede afirmar: El narrador, como voz o instancia de la novela que nos cuenta una historia conformada como trama, adopta una postura determinada respecto a todo el material que compone su discurso.

Las principales definición del concepto del narrador según diversos autores

Según  Mario Vargas Llosa en Cartas a un novelista (1997) menciona que:

El narrador es siempre un personaje inventado, un ser de ficción, al igual que los otros, aquellos a los que él ‘cuenta’, pero más importante que ellos, pues de la manera como actúa, depende que estos nos persuadan de su verdad o nos disuadan de ella y nos parezcan títeres o caricaturas. La conducta del narrador es determinante para la coherencia interna de una historia, la que, a su vez, es factor esencial de su poder persuasivo. 

Para Estébanez (2004)  el narrador “es el sujeto principal e imprescindible, a partir del cual se configura un relato”

La teoría literaria ha adaptado diferentes tipologías en virtud de la función que asume el narrador en el relato, Así, lo ha entendido como fuentes de informativa, como organizador de la estructura narrativa, como sujeto de la enunciación, como observador silencioso y aséptico.

A partir, de esta diferenciación que hace la teoría literaria . A continuación, presentaremos las tres principales formas de narrar con sus respectivas características y de qué manera podemos hallar en las obras literarias.

¿Cuáles son las funciones del narrador en la literatura?

Como se menciono anteriormente, la teoría literarias definen el narrador en la literatura según su necesidad. En este caso y siguiendo lo indicado por Genette , quien, tomando en cuenta el esquema de la comunicación propuesto por R. Jakobson, los cometidos y papeles del narrador pueden centrarse en cinco funciones según los diversos aspectos del relato (Garrido, 1996, p. 119; Genette, 1972, pp. 308-312).

Se propone las siguientes funciones:

  1. Función propiamente narrativa: en la que se alude a la relación del narrador con la historia.
  2. La Función de control o metanarrativa: en la que se alude a la relación del narrador con el texto.
  3. Función comunicativa: en la que se alude a la relación del narrador con narratario como receptor inmanente del discurso.
  4. La Función testimonial o de atestación:  en la se alude a la relación del narrador con las fuentes informativas y el grado de precisión con que se refiere a los hechos.
  5. Por último, la función ideológica:  en la que se alude a la evaluación o juicio que hace el narrador de los hechos o acciones adoprando la forma más didáctica de un comentario autorizado de la acción.

Como señala Genette (1972), no debe atribuirse a esta distribución de funciones una impermeabilidad demasiado rigurosa: “ninguna de esas categorías es totalmente pura y sin connivencia con otras” (p. 310).

funciones del narrador

 

Por su parte, Dolezel (1980) distingue la función de representación y la función de control como primarias y obligatorias; y la función interpretativa y la función de acción como secundarias y opcionales.

Una vez establecidas las funciones se plantea necesariamente la cuestión de las tipologías del narrador. Se expondrán aquí brevemente las tipologías ofrecidas por Genette y por Gullón.

¿ Cuál es la tipología del narrador en la literatura?

Genette en su trabajo distinguen que este va responder a diferentes tipos de necesidades y como este se analiza. En primera instancia se clasifica al narrador como la “voz responsable de la enunciación de los relatos de ficción y no ficción” (García Jiménez, 1993, pp. 115-117; Génette, 1972, pp. 270-308), entonces según niveles narrativos se distinguen tres tipos:

1. Narrador extradiegético:

Se da cuando el narrador, sea definido o no, es alguien externo a la historia que narra, ofreciendo su visión de los hechos y de los personajes. La narración se da en tercera persona y puede ser tanto heterodiegético, así como homodiegético.

Dentro del narrador extradiegético se puede reconocer a un narrador omnisciente, que es el que todo lo sabe y está en todos lados, conociendo los hechos, pensamientos y emociones de los personajes. Se identifica también a un narrador observador que se expresa con una focalización externa y enfatiza que los hechos se dieron así porque los
presenció.

2. Narrador intradiegético o diegético:

Se llama también narrador interno. Este caso se da cuando el narrador es interno a la historia que narra. Participa como personaje, actúa, juzga y opina sobre los sucesos. Se puede identificar dos tipos de narradores intradiegéticos: el protagonista, que es quien narra su propia historia y el testigo, que ha sido espectador de todo lo sucedido; es un personaje secundario que asume el rol de narrar la historia.

3. Narrador metadiegético:

Se expresa el narrador en un relato de segundo grado, y por tanto, dependiente del acto narrativo que le da origen.
Estébanez (2004) se refiere acerca del nivel metadiegético como una narración subordinada o de segundo grado, tal es el caso de Las mil y una noches, donde Sherezade, relata la historia desde otra perspectiva, es decir, relata otros acontecimientos, bien sea subordinados o de segundo grado.

Posteriormente Génette distingue cambios entre el narrador que cuenta la historia desde dentro del mundo narrativo (narrador intradisgético); y el que pre senta la historia desde una realidad o nivel externo (narrador extradingético).

Por su parte, Gullón caracteriza al narrador en virtud del punto de vista que adopte en el texto y ha clasificado su figura de acuerdo con cinco tipos (García Jiménez, 1993, pp. 120-122; Gullón, 1993, pp. 21-27)

  • Narrador ofertador: que observa la realidad como espectador impasible, interesado o apasionado pero sin agregar otros elementos al universo narrativo.
  •  El Narrador imaginativo: que agrega a la realidad otros elementos narrativos. -Narrador mitigrafo, que es un narrador creador de mitos.
  •  Didáctico:  que procura transmitir a través de su discurso una enseñanza. – Narrador moralizante, que trata de influir en el comportamiento de su lector o audiencia utilizando un estilo judicial.

 

 

 

 

Conoce más   de Otros métodos de análisis  literarios
Quieres compartir y conocer más sobre el tema de literatura ingresa al siguiente link