Dadaísmo: origen, características y autores

Dadaísmo: origen, características y autores

El dadaísmo fue un movimiento artístico que surgió en Europa (ciudad suiza de Zúrich) en el año 1916 y se logró extender hasta 1924.

Definición y origen de Dadaísmo 

El dadaísmo, se define, como un movimiento cultural y artístico que surgió en 1916 en el Cabaret Voltaire en Zúrich (Suiza).

Fue corriente propuesta  por Hugo Ball, el primero que empleó la técnica, escritor de los primeros textos dadaístas; posteriormente, se unió esta idea innovadora para su tiempo, el rumano Tristan Tzara que llegaría a ser el emblema del Dadaísmo. Pero qué significa el dadaísmo.  

Significado del Dadaísmo

La elección del nombre «Dada» no tiene un significado específico.  Los fundadores del movimiento eligieron un nombre aleatorio en el diccionario, representando un acto no racional y casual, que eran algunas de las principales características del movimiento. El propio nombre del movimiento deriva de un término francés infantil: dadá (juguete, caballo de madera). De ahí, se observa la falta de sentido y la ruptura con lo tradicional de este movimiento.

Según Tristan Tzara  en su manifiesto Dadá:

“Dadá no significa nada.” “El pensamiento se inventa en la boca”
“El arte se duerme. Arte –palabra loro- reemplazada por Dadá”
“El arte necesita una operación. El arte es una pretensión
calentada en la timidez de un orinal, la histeria nacida en el taller”
(Richter, 37)


¿Qué es el Dadaísmo?

Este es un movimiento  perteneciente a las corrientes vanguardistas  y  trata de la negación y la oposición a todo, poniendo entredicho el arte mismo, tanto su función como el papel del artista en la sociedad.

El dadaísmo consideraba el arte como algo inútil, por lo que no debía tener lugar en la sociedad, destruirlo era su principal objetivo, por lo que se apoyaron de distintas estrategias para denunciarlo, destruyendo así antiguos géneros que dieron origen a la aparición de una serie de objetos de difícil clasificación, tales como el “cuadro-manifiesto”, “el rayograma” o el “ready-made” este último de Marcel Duchamp.

Este movimiento de destrucción creativa no duró demasiado, sin embargo, hoy en día es posible ver su influencia en corrientes culturales posteriores como el vandalismo, graffitti, arte Pop, Punk, que nacen de un deseo de provocación a los padres y a la sociedad misma.

El Dadaísmo literario

Corriente vanguardista que nos lleva a a ruptura de los cánones tradicionales de la literatura Clásica que por ende cautivó a los lectores de la época, incluso a mi en la actualidad, por ello me dedique a escribir este breve artículo sobre esta interesante corriente.

¿Qué es el Dadaísmo Literario?

El Dadaísmo se puede definir como una sucesión de palabras , letras y sonidos que carecen de un orden lógico; ya que su creación se genera mediante la obtención a la azar  de palabras sacadas de una revista.

La temática que rodea esta tendencia dadaísta son:
  •  La duda;
  • La muerte;
  • Lo fantasioso;
  • La constante negación.

 

¿Cuáles son las características de dadaismo?

El dadaísmo  poseen una serie de características y entre las principales  que presentaba el movimiento dadaísta aparecen:

  • Movimiento artístico creado con el fin de contrariar las artes que surgieron en 1916
  • Consideraban que era de mayor importancia el acto creador que al producto creado
  • Los dadaístas estaban en contra del modernismo, el expresionismo, cubismo, futurismo y abstraccionismo.
  • Oposición al concepto de razón instaurado por el positivismo
  • Rebeldía contra las convenciones literarias y artísticas
  • Movimiento de burla del artista burgués y de su arte
  • Anti-arte moderno, cuestionaban y retaban el canon literario y artístico
  • Rompían con los modelos tradicionales y clásicos
  • Los dadaístas tenían una espontaneidad, con un espíritu pesimista, destructivo y de protesta
  • El dadaísmo buscaba el caos y desorden, completo anarquismo y nihilismo;
  • Movimiento de crítica al consumismo y al capitalismo, un rechazo al nacionalismo y al materialismo
  • El dadaísmo se divulgó a través de revistas y en reuniones en cabarets o galerías de arte.
  • Sus medios de expresión son irónico satíricos, a través de escándalo y la provocación.
  • La poesía es ilógicas y de difícil comprensión, meramente una sucesión de palabras y sonidos
  • Manifestaciones contra la belleza, las leyes, lo universal, la razón y el sentido
  • Hacían empleo de materiales inusuales y de objetos de desecho cotidiano para sus creaciones y collages presentándose como objetos artísticos.
  • En Europa decayó en 1920 para finalizar en 1922, resurgiendo a mitad de la década del 50 en Nueva York.

Principales representantes del Dadaísmo literario

Entre los más importantes artistas dadaístas destacaron:

  • el franco-rumano Tristan Tzara, impulsor de este movimiento artístico;
  • el rumano Marcel Janco;
  • el francoalemán Hans (o Jean) Arp;
  • el francés Marcel Duchamp;
  • los alemanes Hugo Ball -primer fundador de este movimiento ‘antiarte’-, Richard Hülsenbeck, Hans Richter y Kurt Schwitters;
  • Man Ray, Beatrice Wood y Morton Schamberg.

¿ Cómo crear literatura dadaísta?

Le impone el azar como medio para escribir, pero sin embargo mantiene sustratos de coherencia, lo que permite que la mayoría de sus escritos sean entendibles.

En el  “Siete Manifiestos Dadá”, Tzara propone al lector una fórmula infalible para escribir poemas:

▶ Tome un periódico;

▶ Tome unas tijeras;

▶Elija en ese periódico un artículo que tenga la extensión que usted quiera dar a su poema;

▶Corte el artículo;

▶Corte en seguida con cuidado cada una de las palabras que constituyen ese artículo y póngalas en una bolsa;

▶Agite suavemente;

▶Extraiga luego cada trozo uno tras otro en el orden en que salen de la bolsa;

▶Copie concienzudamente;

▶El poema será la viva imagen de usted;

▶Y usted será “un escritor infinitamente original y de una exquisita sensibilidad, aunque el vulgo nolo comprenda.


Referencias

RICHTER, Hans. Historia del dadaísmo. Buenos Aires: Nueva Visión, 1973

TZARA, Tristan. Siete manifiestos DADA. Barcelona: Tusquets, 1972


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta pagina tiene coockies. ¿Las aceptas? Más información.